Un día de spa en casa paso a paso

Un día de spa en casa paso a paso

Un día de spa en casa es lo que necesitamos para relajarnos y retomar la energía. Planifícalo para un día completo de belleza y relajación.

Los grandes spas son sitios donde se reciben tratamientos de salud que van relacionados al agua. Generalmente, estos tratamientos conllevan una preparación, el momento de recibir el tratamiento y una etapa de desintoxicación. Por eso es tan importante contar con una buena ducha, una bañera y pequeñas tinas para completar estos tratamientos en el hogar.

Con este paso a paso harás que tu casa sea el lugar ideal para un día de spa.

Comencemos por el desayuno

Indiscutiblemente, el desayuno es la comida más importante del día. Es el momento para salir del ayuno nocturno, cuando has pasado de 6 a 8 horas sin comer ni hidratarte

Así que la mejor manera de recuperar la hidratación corporal y darle energía al cerebro con glucosa es el consumo de frutas. La mejor selección para el desayuno son las más dulces y acuosas, como la sandía, piña, bananas, melón, melocotones, guanábana, papaya y manzana.

Para acompañar la ensalada de fruta puedes consumir un par de tostadas de pan con queso fresco que es bastante ligero en grasas. O un poco de cereal con yogur. Con cualquiera de las dos opciones estarás consumiendo carbohidratos y lácteos, necesarios para subir tus niveles de energía.

Recuerda tomar agua, jugo, y si te gusta, una tacita de café. Ya estarás a tono para empezar la jornada de relajación y embellecimiento en casa.

Desayuna en tu día de spa

Continúa con un buen masaje

Los masajes se constituyen de una serie de frotamientos y suaves golpes realizados con las manos e instrumentos especializados. Tienen diversas finalidades según el tipo de masaje, como relajar la musculatura, ayudar a romper depósitos de grasa, así como activar la circulación y el sistema linfático.

Los masajes en el rostro también te ayudarán a mantener sana la piel, pues activan la remoción de células muertas, le devuelven elasticidad y firmeza.

Masajeadores corporales

Masajes relajantes

Si deseas darte un masaje relajante tú mismo, debes colocarte crema corporal para que las manos y utensilios puedan deslizarse correctamente por la piel sin causar roces ni quemaduras.

Estos puedes hacerlos con la palma de las manos o con la yema de los dedos juntos, haciendo movimientos circulares en dirección contraria a las manijas del reloj. Hazlos ejerciendo mayor o menor presión según el nivel de contracción que tengas en las zonas a tratar.

Si tienes un masajeador terapéutico de almohadillas, lee bien el manual de instrucciones y colócalas según las recomendaciones del fabricante.

Masajes para activar la circulación y el sistema linfático

Los utensilios manuales, como las bandas con cuentas de madera al igual que pasarse los dedos haciendo presión, son los idóneos para activar la circulación. De esta manera se elimina la hinchazón, abriendo paso al buen funcionamiento del sistema linfático. Es a través del sistema linfático que se transportan las grasas hasta el sistema circulatorio con el fin de destruir sus toxinas y excretarlas.

Son masajes me menor intensidad que se hacen más bien en línea recta, pasando constantemente por algunas zonas como la parte interna de los muslos, la parte baja de la espalda, zona de la cadera a los muslos y el área alrededor de las rodillas.

Si tienes ducha manual o una ducha con cabezales para direccionar chorros de agua, es recomendable que, una vez finalizados los masajes, orientes el chorro de agua tibia a la parte baja de la espalda. De esta manera estimularás el funcionamiento de los riñones y de esta forma, expulsar las toxinas del sistema linfático.

Masajes para activar el sistema circulatorio

Masajes reductores

Si en tu día de spa casero deseas ir trabajando la reafirmación de la piel, celulitis y disminución de medidas, los masajes reductores con masajeadores eléctricos son los más indicados.

Estos traen diversos cabezales de formas redondeadas, cada uno con sus funciones específicas:

Cabezales de percusión: Dan un suave golpeteo que relaja la musculatura y la prepara para un masaje más profundo.

Los cabezales vibratorios: Son más comunes. Se suelen utilizar en zonas más delicadas como el rostro. Te ayudará a disminuir la flacidez en los pómulos, papada y cuello.

El cabezal térmico: Tienen la propiedad de aumentar la temperatura en el área que se va masajeando. De tal manera que son los que mejor te ayudarán a romper depósitos de grasa, eliminando sus toxinas. También te ayudarán en el cuidado de la piel.

Vacum: Son los que imitan la forma de una copa para hacer un masaje por ventosa. Con este cabezal será más efectivo el proceso de romper depósitos de grasas acumuladas, especialmente en el abdomen, caderas y las llamadas “revolveras” a los lados de los muslos.

Después del masaje…

En general, los masajes corporales no deben extenderse por más de una hora, para evitar agotamiento y lesiones musculares o de la piel.

Una vez terminados los masajes, date un descanso, una siesta de 20 minutos con los ojos cerrados oyendo música que te tranquilice.

Te recomendamos que en ese tiempo enciendas velas aromáticas para que el sentido del olfato también te ayude a una relajación corporal completa.

Cuando ya sientas que tu cuerpo está totalmente fresco (los masajes aumentan la temperatura corporal ya que son un trabajo físico) puedes darte un baño relajante.

Cepillos y masajeradores eléctricos

Limpieza del rostro

Para continuar la rutina del día de spa casero realiza la limpieza del rostro con agua y un cepillo facial.

El cepillo facial tiene como función purificar las zonas donde se acumulan toxinas y piel muerta. Los hay tanto manuales como eléctricos, siendo estos últimos efectivos en el tratamiento del acné.

El cepillo facial se usa con lociones jabonosas especiales disponibles en perfumerías y farmacias. Solo ten en cuenta hacer previamente una prueba de alergias para evitar reacciones desfavorables.

Purificación del cutis

Ten una tarde de relax

Para que termines tu jornada de spa casero te recomendamos:

Ver una película de tu gusto mientras te haces un baño de crema en el cabello.

Colocarte una mascarilla en los ojos para escuchar música relajante.

Colocar los pies en agua tibia por 20 minutos para luego exfoliarlos e hidratarlos.

Cómo terminar el día de spa

No olvides tomar mucho líquido durante el día para hidratar cada célula de tu cuerpo adecuadamente. Esto te ayudará a eliminar toxinas todo el día. Puedes consumir, además, tés e infusiones naturales, ensaladas y muchas frutas.

Sin dudas será un día que querrás repetir varias veces al mes.

Sección de belleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.