La independencia del Paraguay

Próceres de la Revolución de Mayo

La independencia del Paraguay sucedió a consecuencia de su desprendimiento del virreinato del Río de la Plata y su consecuente declaración independentista, aun cuando Buenos Aires intentó someter al pueblo paraguayo. 

Los acontecimientos de las Invasiones Napoleónicas en Europa abrieron paso a los procesos independentistas en América. En el caso de países como Venezuela y Paraguay, los virreyes pretendieron seguir gobernando, pero en la celebración de los cabildos abiertos, el pueblo de estas naciones prefirió seguir siendo leal al rey Fernando VII.

Desmoronándose el virreinato del Río de la Plata, Paraguay se resistió a los asedios bonaerenses y vio consolidada su emancipación después de 1811.

¿Cuánto tiempo transcurrió para que Paraguay fuera reconocida como nación independiente? ¿Quiénes son sus próceres? Esta historia fascinante se cuenta por sí sola en este breve recorrido por la independencia del Paraguay.

Antecedentes de la Revolución de Mayo de 1811.

El 14 y 15 de mayo de 1811 fueron los días que enmarcaron la afrenta cívico militar ocurrida en Asunción. Fue por esta disputa que al gobernador español Bernardo de Velasco dos asociados, el doctor José Gaspar Rodríguez de Francia y Juan Valeriano de Zeballos. Esta sociedad tuvo como fin garantizar la soberanía de Paraguay ante las demostraciones de poder extranjero. Asimismo, este triunvirato convocó inmediatamente la celebración de un congreso para diseñar y ejecutar un nuevo modelo gubernamental.

Territorios disputados en la independencia paraguaya

La afrenta cívico militar de la Revolución de Mayo

Un paso definitivo para la Independencia de Paraguay fue la Revolución de Mayo, ocurrida entre  los días 14 y 15 en el año 1811. Estos jóvenes, destacados estudiantes e integrantes de la élite social paraguaya, se enfrentaron valerosamente ante las fuerzas extranjeras, impidiendo su dominación en el país.

Entre los próceres de mayo figuran nombres como el de Fulgencio y Antonio Tomás Yegros, Vicente Ignacio Iturbe, Mauricio José Troche, Pedro Juan Caballero, Juana María de Lara, José Gaspar Rodríguez de Francia, Mariano Antonio Molas, Fernando de la Mora y Francisco Javier Bogarín.

Fue a través de un pronunciamiento militar emitido por Pedro Juan Caballero que Bernardo de Velasco se vio obligado a formar la junta revolucionaria. Una semana después, se le obligó a renunciar a su cargo como gobernador. Sin embargo, Paraguay seguía apoyando la monarquía de Fernando VII.

A la espera de los acontecimientos que definirían el rumbo de las monarquías en Europa y sumado a la gesta independentista que fraguaba ardorosa en América, el Paraguay se independiza de España efectivamente el 12 de octubre de 1813.

Las invasiones inglesas al Río de la Plata

Durante las Invasiones Napoléonicas en Europa, tanto portugueses como españoles e ingleses hicieron todo lo posible por no ceder a Francia, bajo la figura de Napoleón Bonaparte, su control sobre las Américas. Así que las estrategias de asalto y control de estos imperios se acrecentaron.

Entre sus estrategias, los ingleses no desaprovecharon la oportunidad de invadir el Río de la Plata, tomando el control de la ciudad de Buenos Aires en junio de 1806. Apabullados por la situación, el virrey Rafael de Sobremonte y sus subalternos directos emprendieron la huida hacia Córdoba. Hacia el día 14 del mes, la solicitud de ayuda a las fuerzas paraguayas era un hecho.

La expedición de auxilio encabezada por José de Espínola y Peña emprendió el viaje hacia Buenos Aires el 4 de agosto. Se conformaba por una tropa reclutada a la fuerza con 546 hombres en sus filas. Mientras que el 12 de agosto, Santiago Liniers tomaba Buenos Aires.

A la espera de una segunda ola de ingleses que se mantenían en las aguas y esperaban concretar el paso de la invasión de la capital del virreinato. Ya el 20 de enero de 1807, el virrey Sobremonte libró su afrenta contra los ingleses. 12 mil hombres entre inexpertos y reclutados se enfrentaron al muy experimentado ejército inglés que no tuvo piedad.

Las filas paraguayas fueron arrasadas y sus pocos sobrevivientes se refugiaron tan rápido como pudieron con el fin de volver al Paraguay.

Causas de la Independencia del Paraguay.

La independencia del Paraguay no fue un hecho aislado en América. Al contrario, se enmarca en una época de profundos cambios y guerras que tiñeron de sangre su historia. Así que podemos distinguir causas tanto externas como internas.

Causas externas

La influencia de la independencia de los Estados Unidos en 1776. Este acontecimiento tuvo un profundo impacto en el resto de los países americanos donde se encontraban marcadas diferencias sociales. Por el contrario, los Estados Unidos en ese momento ya se consideraban una sociedad donde existía la igualdad de derechos. Entre estos, los derechos de libertad y de propiedad.

Igualmente, la Revolución francesa, acaecida en 1879, dejó en evidencia que las monarquías podían ser derrocadas. Además, la imagen monárquica sufría un profundo deterioro, así que sus lealtades se encontraban tambaleantes. Una vez ejecutado Luis XVI y su esposa María Antonieta surge en Europa una nueva visión del mundo bajo las premisas de “libertad, igualdad y fraternidad”. Ideas que pronto se propagaron también en suelo americano.

Napoleón Bonaparte

Las Invasiones Napoleónicas en 1808 que, si bien es una causa externa, impactó directamente en el orden social y político del Paraguay. Es a raíz de este evento que en mayo de 1810 se llama al Cabildo Abierto. Este fue convocado para decidir si seguiría gobernando el virrey o se formaría una junta de gobierno que apoyara al rey Fernando VII aun estando preso.

Causas internas

El descontento de los paraguayos ante la desigualdad entre criollos y los blanco españoles. Además, las instituciones se habían corrompido y la percepción de la imagen monárquica era cada vez peor.

La marginación económica y social también sumó peso a los motivos de los paraguayos para independizarse de los españoles. Del mismo modo, esta actitud les animaría a no dejarse dominar por países más poderosos como sus vecinos Argentina y Brasil. Una lucha desigual y sanguinaria, pero que les libró del sometimiento extranjero.

La Revolución de los Comuneros trajo como consecuencia al Paraguay una serie de sanciones que amplió la brecha entre ambos países. Es por ello que la nación paraguaya ya no podría volver a verse a sí misma bajo el sometimiento del poder argentino.

El comercio paraguayo también se encontraba profundamente afectado por los impuestos considerablemente altos a su mercancía. Estos los debía honrar al Puerto Preciso de Santa Fe.

Próceres de la independencia paraguaya

Las concepciones ideológicas en el Paraguay pre independentista

Otra de las causas de peso para concretar la independencia del Paraguay fue la existencia de dos corrientes ideológicas que corrían entre los grupos sociales de la nación.

La corriente del porteñismo, siendo el Dr. Pedro Somellera su abanderado en el país. Esta corriente estuvo apoyada principalmente por pobladores de Asunción, Yaguraón y Concepción. Muchos de ellos no tenían cargos de peso en el poder, pero sí se encontraban en posiciones importantes del comercio y el clero. En este sentido, contaban con la ventaja de pertenecer a los grupos más cercanos al ciudadano común del Paraguay de esa época.

La corriente españolista, evidentemente con las instituciones a su favor. Esta era la corriente ideológica del gobernador Velasco. Al enterarse de la caída del virreinato de Buenos Aires, se disponía a aceptar la ayuda del poder portugués con tal de mantenerse en el poder. Y del mismo modo, defender la corriente españolista.

En defensa de Fernando VII

Aunque cueste creerlo, Fernando VII contó con el apoyo de Paraguay porque estos preferían ser leales al rey antes que a un designado de la corona. Es por ello que la junta transitoria, aunque conformada por insignes paraguayos, se mantuvo en disposición de seguir perteneciendo a los territorios conquistados por España.

Pero al pasar de unos meses, los aires de libertad y ansias de igualdad pesaron más. Fernando VII fue restituido en 1813 como monarca al ser reconocido como rey de España por el mismo Napoleón Bonaparte. Una nueva historia se escribiría desde entonces tanto para Europa como para América.

Casa de la Independencia del Paraguay

Consecuencias de la Independencia del Paraguay.

Tras la negativa del pueblo paraguayo a apoyar al virrey, tres batallones intentaron tomar por asalto al gobernador de Paraguay. Ese 14 de mayo intentaron hacerlo renunciar a su cargo para restituir a toda costa al virrey.

El gobernador soportó unos días de oposición, pero el 9 de junio prefirió renunciar y, de este modo, evitar una afrenta mayor.

Próceres de la Independencia del Paraguay.

Entre los próceres de mayo figuran tanto hombres como mujeres que, con afrenta e intelecto lograron la independencia del Paraguay en 1811Entre estos están:

Fulgencio Yegros y Antonio Tomás Yegros, ambos nacidos en Quyquyhó. Eran personajes notables de la sociedad paraguaya, nietos del gobernador interino Don Fulgencio de Yegros y Ledesma.

Pedro Juan Caballero, destacado héroe de las batallas de Paraguarí y Tacuary en los albores de 1811.

José Gaspar Rodríguez de Francia, nacido el 6 de enero de 1766 en Asunción y destacado estudiante de la escuela anexa al convento de los Franciscanos.

Vicente Ignacio Iturbe, quien abrió los ojos a la vida en la Villa de San Pedro de Ycuamandyu en el año 1785.

Mauricio José Troche, un destacado héroe de la gesta de mayo de 1811. Logró establecer el control del cuartel de la Plaza junto con los reconocidos 34 Curuguateños.

Mariano Antonio Molas, otro destacado paraguayo, nacido en 1870 en Asunción. Fue un destacado estudiante del Real Colegio Seminario de San Carlos de Asunción.

Fernando de la Mora, quien era un blanco criollo nacido en Itapúa en 1785. Sus orígenes se encuentran en el seno de una elitista familia española.

El presbítero Francisco Javier Bogarín, originario de Carapegúa, quien integró el Congreso del 17 de junio de 1811.

Doña Juana María de Lara fue también una destacada mujer de la sociedad paraguaya que recordamos hoy entre nuestros próceres. Fue la esposa del capitán José Díaz de Bedoya, formando parte de la élite capitular de Asunción, su ciudad natal.

Hechos destacados de la Independencia de Paraguay.

La Revolución de Mayo fue el primer paso en el proceso de independización del Paraguay, pero hubo una serie de hechos posteriores que fueron definitivos para reafirmarse como una República independiente. Entre estos hechos cabe destacar:

19 de enero de 1811: Batalla de Paraguarí, ataque que en principio favoreció a los argentinos, pero la estrategia de los capitanes Cabañas y Gamarra le dio un giro victorioso a las fuerzas paraguayas. Al mismo tiempo, en Tacuray, los paraguayos fueron tras el ejército de Belgrano, librando una lucha de unas 6 horas. Belgrano fue vencido, pero se acordó una capitulación entre ambas partes. Así pues, se acompañó a la fuerza argentina a cruzar el río Paraná para que emprendieran el regreso a Buenos Aires.

17 de Junio de 1811: Convocatoria a la Junta General para suspender el Consejo de Regencia. También se creó ese día una Junta Superior Gubernativa.

12 de octubre de 1811: Firma del tratado entre Buenos Aires y Asunción reconociendo la independencia de la naciente República del Paraguay.

25 de noviembre de 1842: Firma del Acta de independencia del Paraguay, siendo presidente Carlos Antonio López.

17 de julio de 1852: reconocimiento de la Independencia del Paraguay por parte de la Confederación Argentina.  Este hecho marca el fin de 41 años de rivalidad entre los presidentes de ambas naciones y el establecimiento de relaciones diplomáticas.

Anécdotas de la Independencia

Una de las anécdotas de la Independencia del Paraguay fue el intento fallido de la Revolución un mes antes, el 6 de abril. Los conspiradores fueron descubiertos y apresados, se cree que por culpa de traidores que delataron el movimiento.

Pero un mes más tarde las circunstancias cambiarían al encontrarse una mujer conspiradora en el grupo de los Próceres de mayo. Se trata de Juana María de Lara, quien fue el enlace estratégico entre los conspiradores. Era ella la encargada de informar fechas y lugares para programar la gesta revolucionaria. Ella no permitió que se filtrara información, mucho menos que quedaran al descubierto los planes de emancipación de la corona española.

La República del Paraguay sería desde entonces totalmente independiente, defendiendo sus tierras y autonomía a toda costa. Y pese a sufrir duros golpes bélicos como la Guerra de la Triple Alianza, ha mantenido impertérrita su soberanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *