Cómo usar correctamente el nebulizador

Usar correctamente el nebulizador en niños

Usar correctamente el nebulizador es esencial para que puedas cumplir tu tratamiento de las vías respiratorias exitosamente. Al aprender a utilizar correctamente tu nebulizador te ahorrarás muchas idas y venidas de centros asistenciales, ya que podrás realizar tu tratamiento o el de tus familiares en la comodidad del hogar.

Para usar correctamente el nebulizador debes saber para qué sirve

Básicamente, el nebulizador es el medio que se utiliza para evaporar un medicamento con el fin de que este llegue directamente a tus pulmones. Suele utilizarse para evitar la administración por vía oral o inyecciones que hacen efecto más lentamente. De este modo, al usar correctamente el nebulizador con el medicamento indicado, se atacan de manera más directa las enfermedades que afectan a las vías respiratorias, específicamente los bronquios.

Antes de comenzar a utilizarlo, debes consultar con el médico cuál es el medicamento que vas a administrarte, la dosis que deberás verter en el dispositivo y cuán frecuente serán las nebulizaciones. Ten en cuenta que ya sea por una enfermedad puntual o una afección crónica, los tratamientos médicos deben ser suministrados por estricta orden del especialista.

Además, cuando adquieras este dispositivo, ten en cuenta la lectura minuciosa del manual de instrucciones. Igualmente, mantén tu máscara limpia y asígnale una a cada miembro de la familia, pues esta debe ser de uso personal.

Nebulizador con mascarilla

Cómo usar correctamente el nebulizador paso a paso

• Paso 1: Lávate bien las manos y ubícate en un lugar limpio con los medicamentos que usarás, así como el nebulizador.

Lavarse las manos antes de usar el nebulizador

• Paso 2: Conecta el extremo de la manguera de la máscara para nebulizaciones en la boquilla del compresor de aire del nebulizador.

• Paso 3: Gira la rosca del envase donde se depositan las medicinas. Esta se ubica en la máscara de nebulizaciones, justo debajo de la parte de la nariz de la mascarilla, siendo este justamente el otro extremo de la manguera.

• Paso 4: Con ayuda de goteros o medidores graduados en mililitros, vierte la medicina en la cantidad recetada en el depósito de la mascarilla. Gira la tapa y cierra herméticamente. Todo el dispositivo debería quedar conectado: el nebulizador a la manguera y esta, a la máscara.

• Paso 5: Enchufa el nebulizador a la electricidad. Es recomendable sentarse en un lugar cómodo, donde puedas realizarte la nebulización con tranquilidad, ya sea en tu cama o una silla reclinable. Colócate la máscara y pulsa el botón de encendido para comenzar a pasar el tratamiento.

• Paso 6: Respira profundamente por la nariz y la boca, así pasará todo el medicamento vaporizado directamente a los bronquios. Sabrás que se está terminando el procedimiento porque se pueden oír unos chasquidos, lo que indica que ya la solución medicamentosa se ha mermado casi en su totalidad.

Puedes mover un poco el recipiente y así terminarán de evaporarse las últimas gotas del tratamiento. Ya queda poco de este cuando es notoria la falta de vapor.

Armar el compresor de nebulizaciones

Al terminar la nebulización recuerda…

Una vez que se ha pasado la totalidad del tratamiento, es visible que el depósito para el medicamento queda vacío.  En ese momento se apaga el dispositivo y se retira la mascarilla.

La mascarilla se debe lavar con agua tibia y secar bien para luego almacenarla en su estuche. Al usar correctamente el nebulizador, este deberá acopiar en su estuche original, pero si no cuentas con su caja, bien puedes guardarlo en otra caja plástica donde quede aislado de la humedad y otros agentes que puedan ensuciarle el filtro.

Recomendaciones para usar correctamente el nebulizador en tratamientos para niños y adultos mayores

Cuando es un niño quien recibe un tratamiento de nebulizaciones, el procedimiento de uso del dispositivo es exactamente el mismo, añadiendo solo algunas recomendaciones.

• Los niños pequeños que todavía no saben cómo manejar sus emociones, deben estar entre los brazos de un adulto, ya sea su padre, su madre u otro familiar que le tome sus manitas para evitar que se saque la mascarilla o que tire de la manguera.

• En general, todos los niños y adultos mayores deben ser supervisados por un familiar mientras el nebulizador está encendido y pasando el tratamiento. En primer término, para operar la máquina tanto al encender como apagarla. Además, podrán ayudarles en caso de ahogarse o sentir alguna incomodidad durante la vaporización del medicamento.

• No se deben suspender los tratamientos para reiniciarlos luego, pues cada dosis se debe administrar por completo. Por ello se recomienda atender primero otras necesidades fisiológicas como ir al baño o comer, para no apagar y encender el nebulizador durante la administración de la nebulización.

Usar correctamente el nebulizador

¿Existen límites de edad para usar el nebulizador?

Afortunadamente no existen límites de edad para recibir tratamientos a través del nebulizador. De hecho, es la manera más segura y efectiva de administración de medicamentos para el tratamiento de enfermedades bronquiales. Al usar correctamente el nebulizador, no deben presentarse inconvenientes con ningún tipo de paciente, pues el tratamiento se aplica de manera indolora, rápida, segura y en dosis exactas según la posología dictada por el doctor.

En cuanto al manejo operativo, este sí debe ser efectuado por un adulto, una persona en sus plenas capacidades que prepare la solución medicamentosa, ajuste la mascarilla. Además, que vigile el proceso desde que se pasa el interruptor a encendido hasta apagarlo y almacenarlo.

En cuanto al uso prolongado del nebulizador

No existe ninguna contraindicación en cuanto al tiempo de uso del nebulizador. Incluso, su mantenimiento es muy práctico y sencillo, así que es un dispositivo para el cuidado de la salud que podrás tener contigo por muchos años.

En cuanto al uso de los medicamentos, estos deben ser administrados solamente cuando así lo indique el especialista. Y en casos de padecimientos crónicos, se puede mantener la máquina nebulizadora en un solo sitio, desenchufada, pero ya en un lugar reservado para pasar el tratamiento en tu hogar.

Recuerda que este es un dispositivo pensado para el uso doméstico, no para emplearlo en centros asistenciales con público, pues para ello existen otro tipo de máquinas aptas para ello.

Ahora que sabes cómo usar correctamente el nebulizador, te presentamos algunos dispositivos recomendados para tenerlos en el hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *