Cómo sacarle provecho a tu horno eléctrico

Usa al máximo tu horno eléctrico

Sacarle provecho a tu horno eléctrico va más allá de hacer en él ricas recetas o mantenerlo en buen estado. Consiste más bien en el rendimiento que puedes sacarle utilizando diversas técnicas de cocción que poco se utilizan a nivel doméstico.

Así que toma nota, estas son algunas formas de cómo sacarle provecho a tu horno eléctrico en casa. 

Hornos eléctricos en MEGAFAV

Utiliza adecuadamente los niveles del horno

El horno eléctrico tiene una ventaja sobre los convencionales, y son sus niveles internos. En este caso es mucho más sencillo utilizarlos adecuadamente porque los hornos eléctricos, por más básicos que sea, cuentan con resistencias que cocinan tanto en la parte de arriba como en la de abajo.

En cada uno de esos niveles y según la función que coloques, se emitirá la temperatura que requieras para cada especialidad.

En los hornos eléctricos consigues al menos tres posiciones en la manija de funciones. La de la parte baja es la utilizada para cocinar galletas, pizzas y panadería en general, pues deja más crujiente la parte inferior de estos alimentos. No olvides ubicar la rejilla de cocción en el nivel bajo del horno.

En cambio, si deseas una cocción pareja de carnes y verduras, lo que debes hacer es colocar la posición a dos fuegos, es decir, con calor arriba y abajo. La bandeja debe estar situada en el nivel medio de la estufa.

Para gratinar pastas y vegetales, así como dejar galletitas y pollo más crujientes, es mejor usar el gratinador o calor superior. En ese caso, la posición de la bandeja ha de ser la superior. Además, suele usarse a temperatura más baja para evitar que se quemen los alimentos.

Utilidad del horno eléctrico

Aplicación de técnicas de cocción

Las técnicas de cocción para algunos alimentos te permiten:

Salirte de la rutina con tus recetas cocinando otro tipo de alimentos.

Utilizar menor cantidad de grasa al cocinar.

Mejorar la textura de tus postres y cremas al utilizar el baño de María.

Obtener sabores más profundos, así como mantener jugosas las carnes blancas usando la técnica del papillote.

Preservar por más tiempo algunos tipos de carnes rojas y vegetales gracias a la deshidratación de alimentos.

Para ello, te explicamos en qué consisten algunas de estas técnicas de cocción en horno.

El baño de María en el horno eléctrico

El baño de María consiste en una técnica de cocción lenta que nos permite mantener un cierto control sobre el acabado final de una receta. Esto se debe a que cuece de manera indirecta los alimentos.

El procedimiento para armar el baño de María puede ser de dos maneras diferentes:

El primero se conoce como método en seco. Consiste en colocar la preparación en un recipiente, y este a su vez se coloca otro recipiente con agua, pero sin que entre en contacto con esta. Así que esta forma de cocinar por conducción es más lento, recomendado para preparaciones que requieren temperaturas bajas. Del mismo modo, ayuda a mantener calientes los alimentos sin que estos se quemen ni pierdan su característica crujiente.

El segundo método se conoce como baño de María de contacto. En este caso, el recipiente que contiene la preparación entra directamente en contacto con el agua que se calentará. Así que se trata de un método de cocción a mayor temperatura, indicado para salsas, cremas, quesillos y budines. Del mismo modo, es ideal para calentar alimentos que ya se han enfriado, pero que no pueden recibir calor directamente en la cocina.

Baño de María en el horno eléctrico

Consejos para armar el baño de María en el horno

Primero debes encender el horno con calor abajo y ubicar la rejilla en su parte media.

La temperatura debe oscilar entre 180 y 250°C.

Debes hacer el armado del baño de María fuera del horno. Lo indicado es que el recipiente con agua sea de vidrio diseñado para el horno, como los Pirex. Y dentro, ya sea con o sin contacto con el agua, el envase con la preparación.

Generalmente, los envases para baño de María traen ambas partes, de manera tal que puedas usarlos para ambos métodos.

El papillote, una técnica fácil en tu horno eléctrico

El papillot o papillote es una manera de cocinar utilizando los jugos de los ingredientes para su cocción. Su mayor virtud es que disminuirás drásticamente el uso de grasas agregadas.

Esta técnica consiste en envolver los alimentos en un papel que soporte altas temperaturas, de tal manera que no recibirá el calor directamente. En conclusión, la preparación exudará sus propios jugos para cocinarse obteniendo una textura jugosa. Asimismo, el alimento mantendrá su valor nutricional.

Papillote técnica para cocinar en horno eléctrico

Consejos para cocinar en el horno eléctrico con la técnica del papillote

Para cocinar con el método del papillote en el horno eléctrico debes elegir entre papel sulfurizado o vegetal y papel de aluminio.

Los alimentos para cocinar con este método son pescados, mariscos y vegetales. Para que la cocción sea más rápida, puedes cortarlos delgados.

Necesitas precalentar el horno entre 220 y 180°C. A estas temperaturas, los vegetales estarán listos en máximo 20 minutos. Mientras que los pescados y mariscos estarán en su punto tras 15 minutos de cocción.

Para hacer el papillote, extiende el pedazo de papel seleccionado. Agrega embadurna un poco de aceite o mantequilla en la cara donde pondrás el alimento. Sazona a tu gusto el pescado o los vegetales con jugo de limón, romero, ajo, laurel, etc. Haz dos dobleces por cada uno de los lados, de manera tal que obtengas un sobre bien cerrado. Puedes, incluso, usar dos capas del mismo tipo de papel.

Lo ideal es que aproveches de cocinar varias porciones individuales de una vez, tanto de carnes blancas como de vegetales. Finalmente, coloca la bandeja de hornear en la ranura intermedia del horno, mientras esperas que se cumpla el tiempo de cocción.

Deshidratar frutas y carnes en el horno eléctrico

La deshidratación de alimentos es una de las mejores maneras de sacarle provecho a tu horno eléctrico. Es una manera muy útil de conservar los alimentos por largo tiempo. Incluso, guardar así tanto frutas como carnes rojas te permite trasladarlos a donde sea que vayas sin necesidad de refrigeración.

Te aconsejamos que una vez hayas deshidratado los alimentos, los guardes en empaques al vacío o si no, en vasos de vidrio con tapa hermética. De esta manera no entrarán en contacto con oxígeno, de manera tal que no se dañarán.

Cómo deshidratar frutas

Consejos para deshidratar carnes y frutas en el horno eléctrico

La técnica es igual en ambos casos, sin embargo, toma en cuenta que no debes mezclarlos en cada proceso. Por ejemplo, si vas a deshidratar manzana, carne y dátiles, lo debes hacer por separado.

Empieza por escoger los mejores trozos de carne, así como las mejores frutas. La carne no debe tener exceso de grasa. Y las frutas no pueden tener magulladuras ni trozos pasados en maduración.

Lava bien tus frutas y carnes, córtalas en rodajas finas de más o menos medio centímetro de grosor. De inmediato, sazónalas con limón. En el caso de la carne puedes agregar sal y laurel. En ambos casos, lleva a la nevera por unas 4 a 6 horas para marinar adecuadamente. El limón servirá como desinfectante, eliminando todas las bacterias en el alimento.

Precalienta el horno a 50°C. Puedes usar todos sus niveles con diferentes bandejas. Ve disponiendo de manera pareja las rodajas, ya sea de carnes o frutas, para que queden separadas entre sí. De tal manera, se deshidratarán de manera pareja.

Es importante dejar un poco abierta la puerta del horno, de este modo habrá un mejor control de humedad y calor. Asimismo, verifica que se active el ventilador del horno para que la distribución de temperatura sea pareja. Debes darle vuelta a las frutas o carnes cada media hora en un tiempo total de 2 a 4 horas.

Consejos para secar carne

Los pasos finales en la deshidratación de alimentos

Para ir haciendo pruebas, retira una pieza y déjala refrescar un rato. La pieza debe lucir cocida y firme y al doblarla tiene que mantenerse flexible, sin romperse, pero libre de jugos.

Finalmente, cuando la prueba sea satisfactoria, retira las bandejas y con una toalla de papel seca los alimentos. Déjalos enfriar y luego, almacena como ya te hemos indicado.

Este mismo procedimiento se utiliza en el secado de hierbas aromáticas como el romero, la albahaca, el orégano, entre otros. Pero solo le llevará una hora completar el proceso. Te recomendamos el uso de papel sulfurado para que se te haga fácil recoger las hojitas que se pudieran caer.

Finalmente, solo usa la parte media del horno para colocar la bandeja con las hierbas, pues en los extremos recibirían demasiado calor y las hojas se marchitarían al punto de quemarse. La prueba final en este caso sería que las hojas estén crujientes y que igualmente queden aromáticas.

Cómo aprovechar el calor del horno

Una vez que has terminado de hornear, puedes aprovechar el calor del horno. Esta es una manera de ahorrar energía, además de hacer varias cosas a la vez.

Por una parte, apenas saques alimentos del horno y lo apagues, puedes introducir en él alimentos fríos. De esta manera los calentarás un poco, incluso, puedes iniciar procesos de descongelación.

El calor después de haber horneado también te sirve para hacer yogur. Esto se debe a que la mezcla base para la preparación necesita estar en un lugar tibio para que se reproduzcan sus bacterias.

Igualmente, el calor del horno en su parte superior te sirve para gratinar rápidamente un dulce. Por ejemplo, el merengue de las tartas. Al introducirlo apenas apagues el horno, la rejilla gratinadora seguirá caliente. Así podrás llevar a cabo el proceso sin temor a que se queme el merengue.

Si tienes que derretir mantequilla o chocolate, el calor que todavía queda en el horno te sirve perfectamente para completar la labor.

Y una vez que esté tibio, casi frío el horno, te recomendamos pasarle un paño por su interior para limpiarlo. Las grasas y harinas serán más fáciles de retirar cuando todavía no se haya enfriado totalmente. Por supuesto, debes desconectar el horno y la temperatura debe ser tibia casi fría.

¿Hay preparaciones que se hacen mejor en el horno eléctrico?

El horno eléctrico tiene a su favor dos características que te permitirán hacer mejor algunas recetas:

Primero, su graduación llega a niveles muy bajos, la mayoría a partir de 50°C. Esas temperaturas difícilmente se obtienen en los hornos de convección. Así que el horno eléctrico es ideal para preparaciones que requieren una cocción lenta y pareja. Tal es el caso de dulces como macarons y suspiros.

Segundo, el horno eléctrico tiende a mantener una temperatura constante porque tiene ventilador. Este se acciona gracias al termostato, manteniendo siempre los mismos niveles de calor. Por lo tanto, tus preparaciones quedarán en su punto justo, tal y como indican las recetas que estás elaborando. Entre ellas están las que refieren a postres y, puntualmente, tareas un poco más complejas como la deshidratación de alimentos.

El gratinador, nuestra parte favorita del horno eléctrico

Como ya te hemos señalado, el horno eléctrico tiene dos resistencias que emanan calor: una superior y otra inferior. Al encenderlo, puede elegir usar ambos o solo uno de ellos.

La resistencia superior es la encargada de dejar crujientes las preparaciones como cremas con caramelo, dorar galletitas y aves, así como derretir y gratinar quesos. En este sentido debes prestar atención al tiempo en que lo utilices para evitar que se te quemen tus recetas.

Generalmente requerirás temperaturas altas, pero la exposición del alimento a estas debe ser de máximo 5 minutos. Incluso, para dorar el azúcar en postres no debe ser mayor a este tiempo.

Otra utilidad del gratinador es que puedes preparar huevos “fritos” sin grasa. Solo colócalos en un recipiente de silicona especial para horneado y luego, coloca la bandeja en la rendija superior. Enciende el gratinador a alta temperatura y en  minutos estará listo.

Del mismo modo, las tostadas francesas y los sándwiches croque madame y croque Monsieur quedarán perfectos al pasarlos por el gratinador en lugar de hornearlos completamente.

Así que aprovecha tu horno eléctrico al máximo aplicando estos consejos que te serán útiles en tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *